Rehabilitación y restauración

Las obras de rehabilitación y restauración urgente de la iglesia de San Lorenzo dieron comienzo en el año 2013. Gracias a un convenio de colaboración entre el Obispado de Jaén y la Fundación Huerta de san Antonio (FHsA). Ambas instituciones se comprometieron a sufragar el coste de la intervención —que ascendió a 300.000 euros— a partes iguales. A cambio, el Obispado cedió el inmueble a la Fundación durante cincuenta años prorrogables.

La iglesia de San Lorenzo en ruinas

El estado en el que se encontraba la iglesia de San Lorenzo era ruinoso. Las techumbres estaban muy deterioradas, algunas incluso se habían desplomado. Los muros presentaban grietas y desmoronamientos. Algunas vigas de los artesonados se habían partido a causa de la carcoma y la humedad. Mientras, la espadaña, amenazaba derrumbe a causa de una vetusta hiedra que la cubría por entero. La iglesia de San Lorenzo llegó a estar incluida en la lista roja del patrimonio que, todos los años, elabora Europa Nostra. La situación llegó a ser tan angustiosa que provocó la movilización de la ciudadanía de Úbeda al grito de «salvemos la iglesia de San Lorenzo».

Intervención de urgencia

La intervención de urgencia llevada a cabo tras la firma del convenio estuvo encaminada a la consolidación estructural del edificio. Fue dirigida por el arquitecto José María Martos Leyva. Se actuó, sobre todo, en las cubiertas, que fueron sustituidas de forma integral. También los forjados y las piezas deterioradas de los artesonados. De la misma manera, se realizaron labores de saneamiento, recuperación y afianzamiento de los muros.

Adecuación como Centro Cultural

Tras esta actuación de urgencia, en la iglesia de San Lorenzo se han continuado realizando obras de rehabilitación y restauración para adecuarla a su uso como Centro Cultural. En el año 2015 se abrió una de sus puertas, que había permanecido tapiada durante siglos. También se procedió al aislamiento de los huecos y ventanales de la nave central, al igual que en la sacristía y la sobresacristía. En estos últimos espacios es donde más se ha intervenido. Ambos espacios cuentan con sistema de calefacción, instalaciones, mobiliario y puertas de seguridad, pues sus reducidas dimensiones permiten realizar un gran número de actividades con capacidad para alrededor de ochenta personas cada una.

Para saber más clikea la categoría Restauración.

Navigate