Arqueología

San Lorenzo, un mar interior

Una muestra de arcilla obtenida en una de las criptas de la iglesia de San Lorenzo revela la existencia de un fascinante mundo marino microscópico.

Hace ocho millones de años el agua del mar anegaba lo que ahora es la cuenca del Guadalquivir. Un enorme espacio, parecido a un mar interior, en el que proliferaban las especies marinas de aquella época; extrañas criaturas la mayoría de ellas, gigantes algunas y otras de tamaño diminuto, solo apreciables con las potentes lentes de un microscopio.

Los huesos de San Lorenzo

El estudio realizado por dos antropólogos físiscos de la Universidad de Granada sobre los restos óseos hallados en la iglesia de San Lorenzo arroja luz sobre el modo de vida de nuestros antepasados. La artrosis, las hernias discales y las deformaciones óseas son las enfermedades más comunes que padecieron los habitantes adscritos a dicha parroquia.

Navigate