Alfarje del coro de San Lorenzo

La Fundación Huerta de san Antonio acomete trabajos de restauración del alfarje del coro de San Lorenzo. Un armazón adornado con pinturas mudéjares fechadas entre los siglos XIV y XV.

Desde que comenzaron las obras de consolidación urgente de la iglesia de San Lorenzo, en el año 2013, ha sido considerable el esfuerzo económico realizado por la Fundación Huerta de san Antonio (FHsA). También lo ha sido la tarea de acondicionar su espacio interior como un lugar idóneo para el desarrollo de actividades culturales. Al fin, gracias a la colaboración de la Caja Rural de Jaén, se ha podido acometer la restauración del alfarje del coro de San Lorenzo. Es el primer trabajo de este tipo que se realiza, dentro de las muchas y delicadas intervenciones de conservación que precisa un monumento con ochocientos años de historia a sus espaldas.

Fantastico repertorio iconográfico

El proyecto ha sido elaborado por la empresa segoviana ConservarArte. Afecta a las antiguas pinturas que revisten el sotocoro de la iglesia. Una estructura de madera configurada a modo de alfarje plano que cuenta con una superficie de 39,63 m2. Las policromías originales que Alfarje restaurado-iglesia de San Lorenzo Úbeda (Jaén)lo adornan, realizadas al temple y fechadas entre los siglos XIV y XV, acusan la dejadez y el deterioro del tiempo. En ellas predomina el estilo mudéjar, con algunos trazos de epigrafía árabe que enmarcan el conjunto por uno de sus extremos. Están realizadas en tonos bermellones, negros, pardos y amarillos, combinados con gran imaginación y libertad.

Las vigas y listones de madera que forman la tablazón (jácenas y jaldetas) presentan una decoración a base de lacería, motivos florales y dibujos geométricos. Sirven para enmarcar lo que es, sin duda, lo más sobresaliente del alfarje: las tablas policromadas. Muchas de ellas, sobre todo las que subsisten en la parte sur de dicha estructura, muestran motivos figurativos y heráldicos singulares. Leones en posición rampante con corona, diversas cruces y flores de Lis, castillos con torres almenadas, ángeles de perfil que portan diversos atributos, o anagramas que incorporan la letra M en clara alusión a la Virgen María. Todos ellos enmarcados en gruesos tondos cuatrilobulados y ondulantes motivos florales. En definitiva, un fantástico repertorio iconográfico que se amplía en la parte norte del alfarje con motivos geométricos y florales. Lo que hace pensar que estos últimos no fueron sino un añadido para completar el primero. De aquí también se deduce que este primer alfarje policromado debió de pertenecer a otro lugar y que, finalmente, se le buscó un nuevo uso en el coro de San Lorenzo.

Deficiente estado de conservación

El trabajo de restauración del alfarje del coro de San Lorenzo ha puesto de manifiesto un deficiente estado de conservación de estas singulares pinturas. A su naturaleza especialmente sensible hay que añadir la implacable acción del olvido y del tiempo. Hechos que han provocado un profundo estrés físico en los materiales que forman el conjunto, así como una desnutrición general de la madera. León rampante- alfarje iglesia de San Lorenzo Úbeda (Jaén)La humedad y los continuos cambios de temperatura son los responsables del ennegrecimiento y de las veladuras blanquecinas que cubren algunas policromías. Lo que impide tener una lectura completa del conjunto. A esto hay que añadir, también, la gruesa capa de suciedad, acumulada durante siglos. Junto con restos de hollín, como consecuencia de haber encendido fogatas bajo el coro de la iglesia, sometiendo a las pinturas a temperaturas muy altas, hasta el punto de carbonizar algunas de ellas en superficie.

Las fases del proyecto de restauración

Por todo ello, el estado de conservación del estrato pictórico deja mucho que desear. Posee zonas donde la pintura se ha perdido completamente y otras en las que tan solo quedan restos del estuco utilizado para la preparación de la superficie. No obstante, es mucho y muy Restauración Alfarje San Lorenzointeresante lo que aún queda en el alfarje de la iglesia de San Lorenzo. Objeto de un exhaustivo trabajo de recuperación por parte de Sara Martín y Beatriz Rubio. Restauradoras de ConservarArte, con amplia experiencia y que han querido sumarse al espíritu «abierto por obras» impulsado por la FHsA.

Su proyecto de restauración del alfarje del coro de San Lorenzo se basa en la mínima intervención y el respeto al original. Por lo que, solo utilizan técnicas y materiales inocuos y reversibles. Consta de dos fases. En la primera de ellas se realizaron trabajos de consolidación estructural del soporte a base de resinas. Así como limpieza y fijación deRestauración alfarje de San Lorenzo las policromías para evitar que continúen sufriendo pérdidas. En la segunda fase se procederá a potenciar la policromía conservada, sin añadidos estéticos ni cromáticos. Limpieza química de la suciedad y un barnizado de protección mediante una resina reversible. La intervención se completa con la elaboración de un dossier de documentación gráfica de todo el proceso. También de una ficha-memoria en la que quede registrada la información de cada pieza, sus características y patología concreta.

La mitad de la primera fase del proyecto de restauración cuenta con un presupuesto de 9.000 euros. De ellos, 6.000 han sido donados por la Fundación de la Caja Rural de Jaén, y los 3.000 restantes por la FHsA.

La Tau y el hospital de San Antón

Tau-alfarje iglesia de San Lorenzo Übeda (Jaén)Entre los motivos pictóricos objeto de restauración del alfarje del coro de San Lorenzo destacan algunos por su especial vinculación con los antonianos. Frailes de la Edad Media que profesaban en la Orden de los Caballeros del Hospital de San Antonio. Se trata de una Tau, un tipo de cruz, también utilizada por templarios y franciscanos. Era utilizada como emblema de esta orden hospitalaria junto con la representación del propio san Antón Abad. El santo eremita luce la misma insignia en su túnica.

Los frailes de san Antón estaban especializados en el cuidado de dolencias contagiosas. Sobre todo del mal conocido como «fuego de San Antón». Una especie de dolorosa culebrina que provocaba el parásito de los cereales. En el barrio de San Lorenzo, en la calle Afán de Rivera, se estableció uno de estos hospitales, cuyo emblema aún puede contemplarse en la clave de su portada. Según el historiador José Manuel Almansa debió de existir una estrecha vinculación del hospital con San Lorenzo. Hasta el punto de que, al ser clausurado entre los siglos XVI y XVII, cedió sus bienes a la parroquia y, entre ellos, el alfarje policromado que ahora cubre el sotocoro de la iglesia. Este debió de cubrir, con anterioridad, un espacio más pequeño. Lo que explicaría que las pinturas figurativas solo ocupen la mitad sur de la tablazón y que estén colocadas de forma desordenada.

El coro de San Lorenzo

Coro iglesia de San Lorenzo Úbeda (Jaén)El alfaje policromado que cubre el sotocoro de la iglesia de San Lorenzo está integrado en la estructura de mayor envergadura que representa el coro. Un espacio que ha sufrido numerosas modificaciones a lo largo de la historia. Es posible que esta parte de la iglesia sea una ampliación del primitivo templo románico y que, entre los siglos XIV y XV se comenzara a construir un coro en estilo gótico. Las escaleras que ascienden hasta la parte superior apuntan, sin embargo al siglo XVI, época en la que debió de estar dotado de órgano y de una artística sillería labrada en madera.

No obstante, la inscripción que aparece en una de las zapatas de la viga maestra que sustenta el coro señala una importante remodelación llevada a cabo en el siglo XVIII. Quizás sea una posible datación de la balaustrada. Este elemento se halla segmentado en tres calles y posee restos de policromía en el pasamanos. También entra dentro del proyecto de restauración del alfarje del coro de San Lorenzo.

Tampoco debemos olvidar la más reciente de las intervenciones del coro, ocurrida en el año 2013. Tuvieron lugar dentro de las obras de rehabilitación urgente que se acometieron en la iglesia de San Lorenzo. Entonces se sustituyeron las vigas que estaban dañadas por la podredumbre y se construyó un nuevo forjado para aligerar el exceso de carga que soportaba.

Leave A Reply

Navigate